Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
 
Bajo el título ¿La paz en Colombia significará progreso para las universidades?, el analista de Times Higher Education, Matthew Reisz, trata de describir lo que significó para la educación superior la firma del acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Farc, en la esperanza de que el nuevo escenario deseado -la paz- impacte positivamente a las universidades, que han visto desfilar en sus aulas escenarios y violencia tanto de derecha como de izquierda.
 
Reproduce testimonios e intereses de directivos del sector, e incluso genera duda la afirmación en el sentido de que ahora se ha logrado reunir a IES de lugares donde el clima era tan malo que el Ministerio nunca había logrado enviar a alguien para llevar a cabo una evaluación.
 

Reisz también menciona cómo la educación superior colombiana pasó de ser de élite a un proceso de masificación, así como el significativo avance en los rankings y producción científica de algunas universidades (públicas y privadas). 

La connotación política de las políticas públicas en educación superior, y particularmente de las reformas, no se queda atrás en el análisis, llegando a indicar que "el izquierdismo de los activistas estudiantiles también fue evidente en su oposición a los planes para reformar el sector -incluyendo el sistema de distribución de fondos- embarcado un año después de que el presidente Santos asumiera el poder en 2010". Por ello, indica "parece que no hay planes actuales para revivir las reformas".
 
Hace también un resaltado del programa que se está impulsando sobre Colombia Científica, si se logra superar la restricción cultural del poco manejo del inglés, así como Ser Pilo Paga, del que el rector de Uniandes, Pablo Navas, defiende y espera que continúe, aunque "teme que tanto la extensión de Ser Pilo Paga como cualquier otro plan para reformar la financiación de la investigación puedan caer en las presiones políticas a corto plazo".
 
Finaliza con la consideración de que "la llegada de la paz es naturalmente bienvenida, pero las universidades parecen cautelosas en su optimismo sobre lo que es probable que signifique para ellos".