Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
Así se consigna en el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) "Panorama de la Educación 2017".

El gasto en educación en estos países es en promedio US$10.182 al año por estudiante, esto para las personas que están primaria, secundaria y en la universidad. Colombia, que está en proceso de entrar a la Ocde, invierte US$3.245 por estudiante, la cifra más baja en toda América Latina, seguida por México que destina US$3.703. Aunque Colombia está en el último lugar en Latinoamérica, es el que mayor financiación en educación como proporción del PIB tiene (5,8%).

“En Colombia no se gasta ni 10% o 20% de lo que se invierte en otros territorios de la Ocde. Nosotros consideramos que por estudiante debe haber una inversión de US$10.000 como sucede en casi todos los países industrializados”, explicó María Antonieta Cano, directiva de la Asociación Distrital de Educadores (ADE) y miembro de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode).

Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
“El futuro de la formación profesional en América Latina y el Caribe: diagnóstico y lineamientos para su fortalecimiento”, es el informe que ha presentado la Oficina Regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y OIT/Cinterfor, en el que se destaca que las transformaciones aceleradas en el mundo del trabajo plantean la necesidad de tomar medidas para reinventar la formación profesional en América Latina y el Caribe, para abordar brechas y anticipar cambios que afectan a quienes buscan empleo y a las empresas interesadas en cubrir vacantes, y que son fundamentales para un crecimiento más sostenido, inclusivo y sostenible.
Aquí puede acceder al informe.
Porque la formación profesional está enfrentando uno de los más profundos cambios en su historia. Los empleos del Siglo XXI requieren de habilidades y competencias de base más compleja (técnica, digital, socioemocional) y retan a los sistemas educativos y de formación profesional no solo a estar al día sino a anticipar los nuevos requerimientos, y a ofrecer educación a lo largo de la vida.

Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
Lo que espera el mercado laboral está cada vez más lejos de las competencias que se enseñan en las aulas. Lo de Estados Unidos es contundente: cada año, más de la tercera parte de la fuerza laboral cambia de empleo; los actuales estudiantes pueden tener de 10 a 14 empleos antes de los 38 años; el 50% ha dejado su empleo antes de 5 años, y más de 30 millones llegan a empresas que no existían un trimestre atrás.
La universidad debe revisar qué y cómo forma. Así concluye la asociación de promotores de la educación superior, en Brasil (SEMESP), tras un encuentro con Stephanie H. Kennen, del Programa de Educación General de la Universidad de Harvard, y Vijay Kumar, consultor estratégico senior para la enseñanza Digital del MIT.
Otro hecho ratifica el distanciamiento. Un estudio muestra que el 96% de los directores académicos en Estados Unidos están satisfechos con la formación ofrecida a los alumnos, mientras que sólo el 10% de líderes empresariales consideran las competencias desarrolladas durante la enseñanza superior pertinentes y / o suficientes para el trabajo.

Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
La Asociación Colombiana de Universidades se suma a los que piensan que la forma como el Ministerio de Educación Nacional ha orientado el diseño y construcción del Plan Decenal de Educación 2016-2026 (que ya lleva un año de retraso) no responde eficazmente ni a los adecuados mecanismos de participación, ni a la problemática de fondo de lo que debe abordar un documento de esta naturaleza. 
Cuestiona el alcance de los principios sugeridos por el grupo de expertos, relacionados, entre otros aspectos, con el derecho a la educación y la autonomía, e invita a replantear la manera como están planteados.
El siguiente es el texto de la comunicación dirigida a Martha Castellanos, Gerente del Plan Nacional Decenal de Educación 2016-2026:
Valoramos el importante esfuerzo que ha realizado el Ministerio de Educación Nacional y la Gerencia para la construcción del Plan Nacional Decenal de Educación 2016-2026. La discusión de un tema tan complejo como lo es pensar y definir las prioridades para la educación en Colombia a 10 años en un plan indicativo para los próximos gobiernos y para la sociedad, implica acuerdos nacionales en un contexto plural, diverso en el cual nos une el propósito de mejorar la educación en Colombia y con ello conseguir una sociedad justa, pacífica, equitativa y próspera. 

Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
En entrevista con El Observatorio de la Universidad ColombianaIgnacio Mantilla Prada, se lamenta de cómo los hechos muestran una contradicción entre la realidad y el interés del gobierno de hacer de Colombia la más educada; dice que en el país no hay un real sistema de educación superior; que con la U. de Los Andes no compite, sino que coopera; y que, por la restricción en la financiación, la educación pública de calidad y su autonomía están en riesgo. También hace un balance de su gestión, a un año de dejar la rectoría, que ocupa por segunda ocasión.
Ignacio Mantilla Prada es un consagrado matemático que espera regresar a la docencia el próximo año que termina su segundo periodo rectoral, al que llegó después de haber sido decano. No puede ser más rector, porque los estatutos no permiten una nueva re-elección.
Aunque su elección fue polémica en un comienzo, especialmente porque no contó con el respaldo de la comunidad estudiantil (sí la docente) en la consulta estamentaria, sus logros le han merecido un importante reconocimiento en el sector (los lectores de El Observatorio lo consideran uno de los tres rectores con capacidad para liderar el sistema de educación superior colombiano).