Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
 
El Congreso de la República aprobó, en último debate, el Presupuesto General de la Nación para 2018, por 235,6 billones de pesos. Pese al intenso lobby y presión mediática de rectores, estudiantes y científicos, se adicionaron 100 mil millones más a las universidades públicas, que constituyen un paño de agua tibia con el que el Gobierno espera calmar los ánimos (especialmente por las protestas por Ser Pilo Paga), y Colciencias subió de 222 mil millones propuestos a 337,6 mil (que incluiría un fuerte componente para Colfuturo), quedando 42 mil millones por debajo de lo asignado en 2017.
 
Aunque en el último día se adicionaron los 100 mil millones para las universidades públicas, que habría que entrar a ver cómo serán distribuidos entre estas, críticos del presupuestos señalan que éste no responde a las reales necesidades del sector.
 
El congresista del partido verde Antonio Navarro Wolf fue enfático en afirmar que el proyecto de presupuesto es deficitario con respecto al anterior, “lo que indica que en el 2019 este proyecto será negativo porque la olla queda raspada”,  igualmente confirmó que este año las protestas de los deportista y los investigadores científicos no se hicieron esperar por el recorte estos rubros, denunció que el campo y la educación quedaron desfinanciados, también se refirió a las universidades públicas que se financian de forma directa por el impuesto del IVA y las estampillas.
 
El congresista nariñense  denunció que el proyecto de educación “ser pilo paga” tiene un valor de 847 mil millones de pesos que van destinados a las universidades privadas, “lo que nos obliga a buscar una fuente de financiación  para las universidades públicas porque se encuentran desfinanciadas”. Por ultimo manifestó que su colectividad  votará de manera positiva este proyecto esperando sean atendidas sus preocupaciones.
 
Ángel Custodio Cabrera senador del partido de la U, coincide con el senador Navarro en el sentido de que el programa “ser pilo paga” debe ser revisado de manera particular, en lo que cada joven recibe por subsidio, para  buscar tener mayor cobertura.
 
La senadora Claudia López denuncia que el ministro de Hacienda le miente al país, mientras  anuncia  la asignación de 100 mil millones  de pesos para la universidad pública y a la universidad privada le da  800 mil millones de pesos.
 
En la otra orilla, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señaló que “destacamos el presupuesto del sector educación por 37,5 billones de pesos que es el más alto de todos, le sigue el sector Defensa que tiene 31,6 billones de pesos, por lo que va a ser muy difícil que en los próximos años la educación pierda protagonismo. Esto demuestra que lo que se estableció como prioridades de Gobierno se refleja en el presupuesto, porque de nada sirve hacer anuncios, si no se ponen los recursos y acá estamos haciendo un gran esfuerzo por mejorar la educación desde la primera infancia hasta la universidad”.
 
Según Cárdenas, “sabemos las enormes necesidades que tienen las universidades públicas, por lo que se incrementó el presupuesto en 100 mil millones de pesos para inversión, recursos que se distribuirán entre las instituciones de educación superior públicas del país. También debemos destacar que en el lapso de 10 años, su presupuesto se ha duplicado. Actualmente es de 3,7 billones de pesos, cuando a comienzos de este Gobierno era de la mitad”.
 
Colciencias sigue bajando presupuesto
 
Pese a que el subdirector de Colciencias, Alejandro Olaya, dice que el presupuesto 2018 "será de $339.000 millones y no $220.000", como inicialmente estaba previsto, lo cierto es que en 2017 el mismo fue de 380 mil millones, inferior a su vez al de 2016.
 
Y el detalle presupuestal del articulado suma 337,6 mil millones.
 
Aún hay duda en el sector si dentro de este dinero se cubrirán aportes del Estado para Colfuturo.
 
Vale recordar que el director de Colciencias, César Ocampo, de preocupante silencio en todo el debate presupuestal, había dicho que "Si recortan presupuesto, se tendrían que cerrar programas" (ver noticia). Habría que ver qué sucederá ahora.
 
Lo que quedaría para investigación no es ni la mitad de lo que ha costado un solo proyecto de regalías.